La Guardia Civil ha detenido en Málaga a un depredador sexual de 42 años que contactaba con menores a través de videojuegos online, estilo Fortnite, con el fin de conseguir videollamadas para que las víctimas le mostrasen sus partes íntimas. Se le imputan delitos de abuso sexual y captación de menores.

La Guardia Civil ha detenido en Málaga a un hombre por abusar de 26 menores con los que contactaba a través de videojuegos online. Las víctimas tienen entre 8 y 12 años y son residentes de Málaga, pero también de otras comunidades como Galicia, País Vasco, La Rioja y Madrid, además de ciudades como Valladolid y Albacete. No se descarta que se detecten más casos.

La Unidad Central Operativa (UCO) de la Guardia Civil ha intervenido al detenido, un italiano de 42 años con antecedentes por causas similares, más de 2.000 archivos de material de explotación sexual infantil y se han analizado más de 560 gigabytes de información.

Captación a través de videojuegos 

Fue el padre de uno de los menores, de 9 años, el que dio la voz de alarma al realizar una denuncia tras sospechar que su hijo estaba manteniendo contacto con un adulto a través de un videojuego online. La Guardia Civil empezó a investigar los hechos ante la posibilidad de que este no fuera un caso aislado. Y no lo era. Descubrieron, al menos, 26 víctimas más.

Fornite, Call of Duty o World of Warcraft, estos eran algunos de los videojuegos que utilizaba este presunto pedófilo para contactar con sus víctimas. Había accedido a plataformas de videojuegos online en más de 3.000 ocasiones durante los dos últimos años y había efectuado 81 pagos a cuentas de usuarios pertenecientes a menores, que se corresponden con los regalos que les hacía.

Una vez dentro del videojuego forjaba una amistad prolongada en el tiempo mediante engaños y abuso de superioridad. Para ganarse la confianza de estos, les regalaba paVos (moneda virtual dentro del videojuego Fornite) y también regalos virtuales conocidos como skins, disponibles en las tiendas de los videojuegos. Estos trajes, armas y accesorios para los personajes, “son elementos que cuestan 4 o 5 euros, pero para los críos significa mucho”, cuentan fuentes del caso.

A cambio de estos obsequios les pedía realizar videollamadas de contenido sexual para que los menores le mostrasen sus órganos sexuales. Una vez que accedía, el acusado capturaba la pantalla de su dispositivo móvil y almacenaba las imágenes de las víctimas.

“Se ganaba su confianza, se hacía su amigo y los niños, de edades tan cortas, no intuían que lo que les pedía podría tener carácter sexual”, añaden los agentes que han desarrollado la investigación, en la que han intervenido más de 2.000 imágenes y vídeos de material de explotación sexual infantil repartidos en distintos dispositivos informáticos y la nube.

Finalmente, los agentes procedieron a su detención en Málaga, donde residía, en noviembre de 2021. Fue cuando empezaron a hacer todas las comprobaciones, caso a caso, de ahí que hayan tardado varios meses en hacer público su arresto. “Solo teníamos las imágenes de los menores y «su apodo» dentro de los videojuegos, así que ha sido un trabajo que ha llevado mucho tiempo. Además, había que verificarlo todo y avisar a los padres”.

Antecedentes similares

Según fuentes cercanas a la investigación, el detenido ya fue denunciado en 2005 por unos hechos relacionados con abusos sexuales, pero solo se identificó a una víctima. En ese momento, se le deportó a Italia, pero volvió a España años después.

El ahora arrestado también se ofrecía como monitor de deportes y de campamento y profesor de inglés, entre otras actividades relacionadas con menores. Durante la investigación, no se ha podido constatar que fuera contratado para alguno de estos servicios.

Medidas de seguridad para el acceso de menores a videojuegos

La primera medida es hablar habitualmente y con toda naturalidad con los menores respecto a los videojuegos a los que juegan, tratando de tener información relativa a cómo juegan, si lo hacen solos, con sus amigos o con desconocidos. Qué tipo de videojuegos consumen, edad aconsejable e indicadores de contenido, así como dejar que ellos resuelvan las dudas que tengamos los adultos, a los menores también les gusta enseñar a sus padres.

Una vez dentro de los videojuegos, hacer uso de programas de control parental que se pueden instalar en los diferentes dispositivos, todas las videoconsolas ya integran estos programas de fábrica, pudiendo así tener conocimiento de los videojuegos y accesos llevados a cabo por parte de nuestros hijos e hijas y desde estos programas habilitar o deshabilitar las opciones de privacidad, webcam, micrófono, acceso a Internet, chats con personas desconocidas…

Por último, guardar las evidencias pertinentes y reportar a la Guardia Civil o Policía las situaciones que puedan perturbar la seguridad de las y los menores.



Artículos relacionados con seguridad en videojuegos