Alrededor de 259 personas han perdido la vida en menos de diez años mientras trataban de sacarse un selfie

¿Dónde quedó aquello de confiar nuestro móvil a un desconocido para que nos saque una foto? Rara vez echamos mano ya de este recurso mientras conservemos la cámara frontal de nuestro smartphone. El selfie se ha convertido en la técnica fotográfica más utilizada durante los últimos tiempos. Su uso no sólo nos ofrece la posibilidad de corregir de inmediato nuestra expresión al posar, sino también nos brinda total autonomía a la hora de retratarnos donde queramos.

Los autorretratos digitales conocidos como selfies se han popularizado gracias a las redes sociales, donde hoy en día es casi imposible encontrar un perfil que no contenga una imagen de esta índole. La publicidad de estas imágenes en las redes de los famosos, la oportunidad de inmortalizarse a uno mismo en situaciones únicas y los instrumentos para ampliar el ángulo de enfoque como el `palo selfie´ han potenciado su uso hasta convertirlo en una práctica, a menudo, de riesgo.

Se habla de que un total de 259 personas han perdido la vida entre 2011 y 2017 mientras trataban de sacarse un selfie, según un estudio del Journal of Family Medicine and Primary CareSi bien el número real podría ser bastante más elevado, ya que muchos fallecimientos se reportan como accidentes comunes y resulta imposible contabilizarlos en lo que ya se conoce como selficidio.

La India encabeza la lista de países con más muertes

El 61% de las muertes en estas circunstancias sucede en La India, lo que ha llevado a las autoridades de este país a prohibir los autorretratos en ciertos puntos. En Goa se han delimitado 24 zonas libres de selfies, debido a la gran tasa de turismo nacional que viaja hasta sus costas para ver el mar -muchos, por primera vez-. Bombay también cuenta con 16 enclaves en los que realizar este tipo de instantánea ya no está permitido.

Mapa mundial de países y número de muertes por selfie. Fuente: Journal of Family Medicine and Primary Care

El deseo de retratarse con un paisaje marítimo de fondo sitúa el ahogamiento como principal causa de muerte en los accidentes relacionados con las fotografías frontales. Le siguen las imágenes relacionadas con el transporte, donde la escenografía ferroviaria se ha cobrado al menos 51 vidas, y las caídas.

El ahogamiento es la causa más común de fallecimiento en este tipo de accidentes

Ya en 2015, Rusia -segundo país en coleccionar siniestros selficidas– puso en marcha la campaña Ningún millón de likes vale una vida humana. Por esas fechas, se acababan de poner realmente de moda las imágenes de jóvenes colgados de rascacielos, puentes y torres de comunicaciones; de modo que las autoridades rusas se vieron obligadas a concienciar a su población acerca del peligro de estas prácticas.

España se sitúa en segunda posición europea y sexta a nivel mundial en el ranking de selficidio con un total de 4 fallecidos.

Los hombres fallecen más al hacerse autofotos

Si atendemos al género, sabemos que un 72,5% de la mortalidad selficida pertenece a hombres frente al 27,5% de mujeres fallecidas en este tipo de sucesos. El estudio también menciona que aproximadamente la mitad de estas muertes las protagonizan personas en una franja de edad comprendida entre los 20 y los 29 años.

Los jóvenes menores de 30 encuentran en los autorretratos una forma de alimentar su narcisismo. Si las imágenes que se publican representan un riesgo explícito, serán más susceptibles de ganar likes en las redes sociales y esto hará que el ego del protagonista crezca como la espuma. La tiranía del «me gusta» degenera en conductas como éstas, que nos llevan a anteponer una simple autofoto a nuestra propia vida.

Diez situaciones donde NO deben sacarse selfies

  1. Cerca de animales salvajes o que puedan hacernos daño
  2. Situaciones de alta velocidad (vías de tren, carreteras con coches, circuitos de carreras diversos…)
  3. Cuando estemos usando objetos peligrosos cuyo uso requiera extremar las precauciones
  4. Si nos encontramos al mando de cualquier vehículo (de motor, bicicleta, patinete…)
  5. En barrancos, precipicios o lugares con posibilidad de caída
  6. Cuando haya tormenta eléctrica, especialmente si se usa un palo para selfies metálico
  7. Si se está en movimiento a bordo de una atracción de feria
  8. En circunstancias violentas y arriesgadas (peleas, tumultos, incendios…)
  9. Al realizar actividades o deportes de alto riesgo: skate, rápel, escalada, esquí…
  10. Cuando se invada la intimidad y privacidad ajena, incluso si sucede de manera involuntaria