• Como ha pasado más de una década desde que en enero de 2010 comenzara a rodar por primera vez el proyecto Cibermanagers, se han producido algunos encuentros digitales para celebrar este X aniversario.
  • Cibermanagers de la primera promoción se encuentran con alumnos a los que hace 10 años habían formado y tutelado en el mejor uso de internet y las redes sociales.
Reencuentro-de-Cibermanagers-del-Colegio-Santa-Maria

Reencuentro una década más tarde, de Cibermanagers del Colegio Santa María

Miren estudiaba 4º de la ESO en el Colegio Santa María de Portugalete hace 10 años, cuando tenía 16. Ahora es docente de primaria. Su espíritu proactivo le llevó a enrolarse como Cibermanager junto con otros alumnos y alumnas de su quinta. Era un proyecto nuevo, enmarcado en las iniciativas de aprendizaje-servicio solidario que tenía el centro. Aquellos primeros Cibermanagers tuvieron que aprender sobre el mejor uso de Internet para luego, tras un proceso de transformación y preparación, ayudar en ese sentido al alumnado de 5º y 6º de primaria así como a las familias.

El centro educativo se implicó y algunos docentes como Juanan tuvieron un papel especial. Los peques de 5º de primaria había recibido un miniordenador para cada uno, dentro del plan Eskola 2.0, alineado con otras CCAA españolas (Escuela 2.0) y con la estrategia OLPC, One Laptop Per Child, que tuvo su eclosión en Uruguay. Dos de esos alumnos, Joseba y Aitor, ahora universitarios, formaron parte de ese colectivo que con 11 y 12 años, recibieron la formación de los Cibermanagers. Fueron además Cibermanagers ellos mismos, cuatro años más tarde. Este mes de Junio, desde el confinamiento, acudieron a este encuentro y compartieron recuerdos, experiencias y reflexiones.





Aitor recuerda especialmente “los momentos en los que vinieron los mayores del colegio que nosotros les veíamos por aquel entonces con diferentes ojos. Al final que vinieran a clase a explicarnos ese tipo de proyectos para nosotros era, entre comillas, un privilegio, porque era gente muy cercana a nosotros que al final estaba dedicando su tiempo para que nosotros aprendiésemos. Entonces al verlo así, como algo tan cercano, eso hizo que estuviéramos más motivados. Nos hizo concienciarnos bastante.”

Joseba coincide con Aitor “fue un proyecto muy interesante para nosotros. Ver a los mayores venir a explicarnos unos peligros que veíamos en la televisión y demás, pues eran más cercanos de lo que parecía. Muy interesante y guardo buen recuerdo”.

Juanan reconoce que sentía que “los profes sobrábamos, porque no teníamos ni idea de redes sociales en aquel entonces y entre ellos hablaban un lenguaje…”

Aitor, como Cibermanager que fue tiempo más tarde, percibió las mismas sensaciones, que los más pequeños mostraban mucho interés. Joseba, por su parte, se siente satisfecho de haber podido transmitir el conocimiento que a ellos les habían legado.

Miren recuerda perfectamente cuando entraba en las aulas de primaria y cómo veía a sus compañeros transformarse en “modo profe responsable”. Lo tiene grabado en su memoria.

Tanto Aitor como Joseba reconocen esa comunicación especial entre alumnado próximo en edad, especialmente en ausencia de docentes. Se daba un clima de especial confianza.

Juanan ha visto en esta década cómo, aunque los docentes van acercándose a estas nuevas herramientas del alumnado, como las redes sociales, los cambios se aceleran y los Cibermanagers se sorprenden, año tras año, de lo que se encuentran en las clases de primaria.

Aitor cree que la pandemia, y el recurso fácil o necesario a las redes sociales, puede haber generado nuevas situaciones de riesgo y que la prevención es importante en ese sentido.

Al igual que Joseba, Aitor siente que es una muy bonita experiencia y Miren destaca que es un verdadero aprendizaje para la vida y que esa grata y profunda experiencia hizo que sus compañeros Cibermanagers, diez años después, hayan atendido a su llamada para tener un encuentro.