• Los procedimientos por abuso sexual cometidos por menores subieron un 15 % en 2019.
  • La Fiscalía alerta de un “alarmante incremento” de las ideas sexistas entre menores y adolescentes.
  • Los menores, tienen conductas sexuales en grupo y “a menudo son grabadas y difundidas a terceros” por medio de internet.

ciberdelito-violencia-sexual-entre-menores

La Fiscalía General del Estado ha alertado de un “alarmante incremento” de las ideas sexistas y de la violencia sexual entre menores y adolescentes, un fenómeno que considera “muy preocupante”: los procedimientos por abuso sexual cometidos por menores subieron un 15 % el año pasado.

En su Memoria de 2019, el Ministerio Público indica que en 2019 se incoaron 1.934 procedimientos por abusos y agresiones sexuales cometidas por niños y adolescentes, un 5 % más que en 2018: mientras los abusos sexuales (1.370) subieron un 15 %, las violaciones (564), descendieron casi un 13 %.

Ideas sexistas entre menores y adolescentes

«Se viene detectando un alarmante incremento de las ideas sexistas y de la violencia entre los menores y adolescentes en el entorno familiar, pero también y especialmente en el ámbito sexual, conductas realizadas en grupo y a menudo grabadas y difundidas a terceros, práctica que según los expertos está ligada al uso de la pornografía a través de las redes sociales desde tempranas edades, donde se representa a la mujer cosificada». Son palabras de los fiscales especializados en violencia de género y violencia doméstica, que hacen suya la preocupación y el debate social suscitado por las llamadas «manadas» en la Memoria de la Fiscalía.

Ministerio de Igualdad, PantallasAmigas y Twitter impulsan campaña de prevención de ciberviolencia de género adolescente.

El anonimato de internet y las redes sociales agrava el problema

En la Memoria de la Fiscalía, también señalan que la irrupción de las nuevas tecnologías ha repercutido directamente en nuevas manifestaciones de violencia porque algunas herramientas digitales, amparándose en el anonimato facilitan su ejercicio sobre las adolescentes «con un efecto multiplicador muy dañino».

La tendencia al alza de acoso sexual a menores a través de las nuevas tecnologías y de las redes sociales: 225 delitos informáticos de abuso, un 77 % más que en 2018.

Señalan otra preocupación social evidente. El inicio cada vez más temprano de relaciones afectivas sin convivencia, sin proyecto en común y con un desarrollo online de corta duración pero gran intensidad. Este modelo, dicen los fiscales, nos enfrenta «a múltiples y variadas situaciones de dominio, control y maltrato psicológico y físico del varón sobre la mujer –alimentadas por los estereotipos e ideas sexistas que circulan por las redes–, que constituyen la esencia de la violencia de género», pero que no se ajustan al concepto de relación afectiva que exige el Código Penal. Por este desajuste, piden una «inmediata acomodación a esta nueva realidad social, estableciendo además sistemas eficaces de protección a las víctimas como las retiradas de contenidos o el bloqueo de páginas web».

La Agencia Española de Protección de Datos (AEPD) pone en marcha el «Canal Prioritario» para solicitar la retirada de contenidos sensibles en internet.

Sobreexposición de los menores a internet

En España, el uso de las redes sociales aumentó un 55 % en las primeras semanas de confinamiento, mientras que el consumo de internet aumentó un 75 % respecto a 2019, según el un estudio de Comscore.

El aburrimiento y la falta de educación digital llevaron a los menores a realizar un uso más intensivo de internet y de las redes sociales durante los meses de confinamiento. En la misma medida también aumentaron los riesgos a la hora de contactar y conocer gente a través de las redes.

Esto causó un aumento de delitos cibernéticos que tenían como víctima a los menores. Entre las principales formas de violencia online aumentaron los casos de grooming, ciberacoso o el sexting sin consentimiento, que en muchas ocasiones termina en graves casos de sextorsión.

El sharenting, el hábito de familiares de compartir fotos o vídeos de sus hijos o hijas de manera continuada en las redes sociales, a priori de forma inofensiva, es también una práctica que expone a los niños y niñas ante ciberdelincuentes que pueden tomar el material para usos indeseados.

Difusión de imágenes íntimas a través de internet

El diario lavozdeasturias recoge la noticia de la condena a cuatro menores tras difundir imágenes de carácter sexual de catorce compañeras de instituto, con edades entre los 13 y 17 años, en Avilés.

El Juzgado de Menores consideró a los cuatro menores autores de un delito continuado contra la intimidad y otro de pornografía infantil y a uno de ellos le ha atribuido además su autoría en un delito de descubrimiento y revelación de secretos por haber difundido las imágenes a través de internet.

En esta ocasión el juez ha impuesto a cada uno de ellos una medida de seis meses de realización de tareas socioeducativas orientadas a mejorar su educación afectivo-sexual, utilización responsable de los medios tecnológicos y el respeto a la intimidad ajena.

Si no eres tú, no puedes compartirlas

“Si no eres tú, no puedes compartirlas”

Campaña contra la la distribución no consentida de imágenes íntimas: “Si no eres tú, no puedes compartirlaswww.respetoimagenesintimas.com