El ministro de Consumo, Alberto Garzón, ha anunciado su intención de regular los “loot boxes” también conocidas como cajas de recompensas. Un “primer paso” que se enmarca dentro de la intención del Gobierno de España de abordar la problemática ocasionada por el juego en España y las distintas actividades que generan peligrosas adicciones.

loot box en el juego Overwatch

Un menor graba en su canal de YouTube Maxwell Gamer sus reacciones después de abrir loot box en el juego Overwatch

Para entender qué son las “loot boxes” o cajas de recompensas nos ponemos en situación. Una vez comprado el juego o descargado de forma gratuita, desde el ordenador, videoconsola o teléfono móvil, comenzamos a jugar y de pronto vemos a otro jugador que porta un arma diferente a la nuestra, un traje más bonito o incluso mejoras en su personaje que nosotros no tenemos, pero obviamente, también queremos. El paso lógico sería acudir a la tienda del juego y comprar esas mejoras, pero en lugar de encontrarnos el traje, el arma o el nuevo y actualizado coche, nos encontramos con una caja, un sobre o recipiente que podemos comprar por un rango de precio que pueden ir desde los 0,50 € hasta los más de 200 €, es habitual también ver dentro de las tiendas de juegos referirse a realizar pagos en: tokens, coins o puntos con el nombre de cada juego, por ejemplo, FIFA Points. El problema viene una vez comprada la caja ya que es posible que no incluya nuestro objeto deseado y esto no es posible saberlo hasta que la abrimos. Otro punto importante es que los objetos más codiciados y escasos suelen tener un ratio de aparición mucho menor a objetos comunes que probablemente no deseemos.

Es importante también diferenciar entre dos tipos de loot boxes: las que ofrecen objetos cosméticos y las llamadas Pay-to-win que afectan al juego. Las primeras no afectan al juego y no dan ventajas a sus portadores. El problema viene cuando adquirimos por medio de pago unas ventajas como uno o varios jugadores de fútbol TOP con mejores estadísticas y jugamos contra jugadores que no han pagado por esas mejoras en el juego.

Las loot boxes están en los juegos de más actualidad: Fortnite, Clash Royal, Star Wars, Counter Strike, Overwatch, FIFA… entre otros. Su origen fueron los MMO (Juegos Masivos Online de rol) y los juegos gratuitos para plataformas móviles. Un ejemplo muy sencillo de ver es el juego para móviles Candy Crush, gratuito pero que para seguir avanzando niveles se hace necesario comprar sobres que incluyen diferentes ventajas, como caramelos especiales, tiempo o vidas extra.

Loot boxes y ludopatía

La polémica con las loot boxes viene por estudios donde dicen que fomentan la ludopatia en los más jóvenes. The Netherlands Gambling Authority en su estudio revisaron las probabilidades de las cajas de botín en los juegos, las formas en que se obtienen y hasta el valor monetario de los objetos. Dicho estudio revela que “El contenido de estas cajas de botín está determinado por el azar y los precios que se pueden ganar pueden ser intercambiados desde fuera del videojuego, lo que implica que esos premios tienen un valor de mercado.”

Por lo que no es de extrañar que países como Estados Unidos, China, o España recientemente hayan acordado regular las loot boxes o limitarlas de alguna forma.

“El 68,1% de los adultos y el 86,2% de los estudiantes pensaban que las loot boxes era una forma de juegos de azar”, recoge el estudio Associations between loot box use, problematic gaming and gambling, and gambling-related cognitions. Una investigación realizada por la Universidad de Tasmania (a petición del Senado de Australia) estableció que los “elementos psicológicos que promueven la adicción de las loot boxes son juegos de azar simulados”.

Bélgica y Holanda ya han prohibido las loot boxes en los videojuegos. 

El Ministerio de Justicia belga, Koen Geens, en abril de 2018, defendió en su sentencia que las microtransacciones incluidas en estos populares videojuegos cumplen aquello que define a los juegos de azar: “se incluyen apuestas que pueden reportar un beneficio o una pérdida y el azar forma parte del juego”.

Las autoridades holandesas igualmente les incitaron a tomar medidas en 2018, solicitando a todos los proveedores de cajas de botín eliminar de los juegos todos los elementos que podían ser sensibles para personas adictas, como: textos del tipo ‘sigue probando’, efectos visuales, música similar a las máquinas tragaperras, la opción de abrir cajas una tras otra rápidamente… Y también, a implementar medidas para excluir a los grupos vulnerables o demostrar que las cajas de botín que ofrecen son inofensivas.

Un caso diferente es el ocurrido en Reino Unido. A través de un comunicado oficial en 2017, Tim Miller, Director Ejecutivo de la Comisión de Juego del Reino Unido determinó que: “la ley de juego del Reino Unido no se aplica a las cajas de botín. Al menos, actualmente. Sin embargo, son conscientes de los riesgos de estas”. Este mismo año Claire Murdoch, directora del NHS (Servicio Nacional de Sanidad británico) pedía a las compañías que retiren o limiten las loot boxes ya que “pueden causar adicción y sirven como puente hacia los juegos de azar“. El informe advierte sobre “numerosos casos de niños que gastan dinero sin que sus padres lo sepan, incluyendo a niños de 16 años pagando 2.000 libras en un juego de básquet”.

El Gobierno de España regulará las loot boxes, un “primer paso” para prevenir la ludopatía en menores

El ministro de Consumo, Alberto Garzón, anunciaba en rueda de prensa la pasada semana su intención de regular las cajas botín de los videojuegos. Un “primer paso” que se enmarca dentro de la intención del Gobierno de España de abordar la problemática ocasionada por el juego en España y las distintas actividades que generan peligrosas adicciones.

Hilo de Twitter @consumogob

“Estamos preocupados por las ‘cajas de recompensa’ en los videojuegos, cajas sorpresa previo pago que mejoran los atributos de los jugadores, y no está regulado, aunque promueve un consumo compulsivo que puede generar adicciones”. “Estas cajas de recompensa están incluso en juegos para menores de edad, y ni los padres y madres lo conocen, incluso con músicas similares a las tragaperras para incentivar a los menores. Tenemos que regularlo y ya estamos estudiando la forma” concluye Alberto Garzón.

La intención es que las medidas del Real Decreto estén aprobadas en septiembre. “Vamos a realizar campañas de información sobre las consecuencias negativas que tiene el juego”. La medida sigue la línea iniciada en 2018 por el ‘Gambling Regulators European Forum‘, una organización de 15 países entre los que se encontraba España.

Leer también: